Toxina Botulínica

La Toxina Botulínica o Botox es un conjunto de proteínas sintetizadas por la bacteria Clostridium Botulinum. En el vial que se comercializa no hay ninguna bacteria, únicamente una mínima parte de la proteína que produce esa bacteria.

La toxina botulínica puede ser inyectada en los músculos del rostro para hacer desaparecer las líneas de expresión que aparecen entre las cejas, en la frente o al costado de los ojos (patas de gallo) debido a las contracciones musculares.

También tiene otros usos en la medicina estética y preventiva, como elevar las cejas y así realzar la mirada, evitar la sonrisa gingival o prevenir futuras arrugas o marcas de expresión, producidas por repetidas contracciones de algunos músculos faciales.

Además, es utilizado como tratamiento para el bruxismo y para evitar la excesiva sudoración en diversas zonas del cuerpo, como las axilas o las palmas de las manos.

Es un procedimiento sencillo, rápido y prácticamente indoloro. No es necesario utilizar anestesia.  Los resultados se aprecian unos días después del procedimiento y tienen una duración aproximada de 6 meses, dependiendo de cada caso.

 

 

 

 

¿Tienes alguna duda?

PROMOCIONES
Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad

Ultrasonidos Focalizados de Alta Intensidad

El sistema HIFU, es una emisión ultrasónica de alta intensidad, capaz de concentra su energía, en las estructuras de profundidad seleccionadas, sin afectación en tejidos superficiales como la epidermis.